miércoles, 26 de enero de 2011

A la vieja

Tan fría y blanca era tu tez,
que el tiempo la vino a buscar.
Envidia te tubo la vida, que la vejez
se llevo tus ganas de volar.

Tan tersa y fina fue tu boca
que la vinieron a plegar los años.
Labio que ha despertado cuanto toca
y que ha sufrido tantos engaños.

Echas la vista atrás y queda el recuerdo,
hasta cuando la demencia posea tu mente,
entonces solo quedará olvido, luego
nada, solo arrugas en tu frente.

Serán tus dorados cabellos canas
y tus vacilantes caderas, fragil porcelana.

A mi papá.

Parto de tu ser y tu ser es arte,
Lo eres todo y todo se queda pequeño.

Y con estas palabras quiero demostrarte
que eres más que un padre, como un sueño.

Un hombre de ejemplo, grande y valiente,
de cuento de hadas, casi de ficción.

Y una hija solo puede decir lo que siente
arrancando las letras de su corazón.

Abuela

Madre, luz de mi camino.
Esencia de mi vida, tú
siempre serás mi destino.

Madre, me diste el existir,
eres piel de mi sangre
sangre eres de mi vivir.

Porque madre, nos quisiste
y todo nos lo diste,
y ahora todos nos unimos
para recordar lo que quisimos.

Y eres más que madre estrella,
más que mujer mi amor.
Entre todas las señoras la más bella,
y entre todos los astros el sol.

Ahora, ángel, te recordaremos
feliz, como siempre te vimos.
Y al rememorarlo sonreiremos,
tantas cosas que vivimos...

Y tú nos protegerás, estarás a nuestro lado,
nosotros te sentiremos, porque al fin y al cabo
la vida es una transicción dura y fría
del morir, que es donde nos encontramos.

Madre y esposa, esposa y abuela.
Ahora ángel del cielo que brilla,
último beso tuyo, parece que vuela
para posarse en nuestra mejilla.

Vuela ahora entre las estrellas,
que te envidie de belleza el sol.
Vuela como alma, que hoy ligera
nos alumbra desde el cielo cual farol.

Descansa en paz abuelita.
Beso tu recuerdo, y tu tan cuerdo
y yo tan loca.
Pidiendo piedad al movimiento de tu boca.

Siento sentimientos incrustados en mi piel,
cruzo la linea que me separa de un papel.

Crep que pierdo si expreso que me acuerdo
de tus besos.
Que te adoro como adoras,
que lloro si me ignoras.

Te observo desde lejos
para guardarme tu reflejo
en mi retina.

Te retengo,
tu te vienes
yo me vengo.

Deseo fundirme en el fuego de tí.
Espero que tu aliento recorra mi sien,
y mi nuca, me atas, no me dejes salir.
Mi espalda en tus manos, me siento tan bien.